Evidencias sobre

las predisposiciones

biológicas que diferencian

la psicología innata

de hombres

y mujeres

 

​

No proponemos un determinismo

biológico sino la interacción de

biología y cultura, aún cuando para

ciertos fenómenos pueda influir

más una que otra. No hablamos

de individuos sino de promedios,

del mismo modo en que podemos

decir que en promedio los

varones son más altos.

-La teoría de la selección sexual fue

postulada por Darwin en "El orígen de

las especies" pero recién encontró

fuertes evidencias en estudios con

diversas especies animales y con

humanos en el siglo XX. Trivers analizó

en un célebre meta-análisis decenas de

especies animales en las que el sexo

que realiza la mayor inversión parental

es el más selectivo, y el sexo opuesto

compite para ser elegido. Entre los

humanos la mayor selectividad

de la mujer se da en el sexo

casual. Las diferencias

de sexo están basadas en patrones

genéticos que evolucionaron a partir de adaptaciones a los diferentes desafíos reproductivos de hombres y mujeres. (Bateman, 1948; Trivers, 1972)

-En las pocas especies de sexo revertido son los machos quieres realizan la mayor inversión parental y los más selectivos para aparearse, por lo cual las hembras son más competitivas. Ejemplos: el caballito de mar, algunos peces, ranas, pájaros e insectos. (Trivers, 1972)

-Los hombres prefieren trabajar con cosas y las mujeres con personas. Es el resultado de un meta-análisis realizado con medio millón de individuos. El tamaño del efecto (la diferencia) es grande (d=0.93). (Su, R. y otros, 2009).

-Grandes diferencias en hormonas sexuales entre hombres y mujeres, especialmente en forma prenatal, durante los primeros seis meses de vida y en la pre-adolescencia. (Alexander, 2002; Auyeung y otros, 2009; entre muchísimos otros). (Thornton 2009, con monos rhesus)

-Diferencias de sexo en el cerebro (5216 participantes). El estudio con la muestra más grande sobre diferencias estructurales y funcionales. (Ritchie y otros, 2018)

-Hay pequeñas y múltiples diferencias en los cerebros: medida, densidad, asimetría cortical, en el núcleo del hipotálamo y muchas otras. Existen 93% de posibilidades de saber si un cerebro es femenino o masculino (Chekroud y otros, 2016)

- No hay un cableado cerebral enteramente femenino y otro masculino. El cerebro contiene distintos bloques de elementos asociados al sexo. Algunos de ellos pueden estar más vinculados a rasgos femeninos y otros a rasgos masculinos. Pero eso no implica, como concluyen Daphna Joel (2015) y Lucía Ciccia (2015), que no haya dimorfismo cerebral (diferencias entre hombres y mujeres), y tampoco implica sostener que no influya la cultura. Las diferencias biológicas que existen son significativas: a nivel de cromosomas y por el grado de testosterona que inunda el útero en la octava semana de gestación, masculinizando el cerebro. Implican diversidad de juegos, de preferencias y conductas de todo tipo. Somos más parecidos que diferentes, pero esas diferencias cuentan y no son sesgos machistas de los investigadores ni se oponen a la conquista de la igualdad de derechos. (Brain Gender, Melissa Hines) Para una crítica al análisis de Daphna Joel que inspiró a tantas feministas como Lucía Ciccia, ver Del Giudice et. al, 2015.

-Universalidad de rasgos humanos: los hombres y las mujeres son vistos como diferentes en todo el mundo. También en todo el mundo las mujeres se ocupan más de los hijos y los hombres son en promedio más competitivos. (Brown, D. E.,2004). Ellis (2011) encontró 65 diferencias sexuales que aparentemente son universales, sin un solo error de replicación a lo largo de diez estudios.

-Muchas de estas diferencias pueden ser vistas en otros mamíferos: mayor agresión en el macho, mayor inversión parental en la hembra, mayor interés en los objetos en los machos y mayor interés en miembros de su misma especie en las hembras. Entre chimpancés y humanos, los niños y las crías macho suelen pasar más tiempo lejos de la madres que las niñas y las crías hembra, lo que podría mostrar una mayor propensión al riesgo. (Royster, P, 2005).

-Las primates hembra pequeñas juegan más con primates bebes que los pequeños primates macho, prefieren aprender de sus madres, de las que se alejan menos que los machos y juegan menos violentamente, mientras que los machos prefieren aprender de sus padres, se alejan más de la madre y juegan más violentamente. (Terio, K. A. y otros, 2016).

-El caso de la hiena es atípico, ya que la hembra tiene más testosterona que el macho, con lo cual su carácter es más agresivo. Suma evidencia en favor de los efectos de la testosterona, mostrados por cientos de estudios (Por ejemplo: Dloniak, S. M. y otros, 2006).

-Hiperplasia congénita: suministro de testosterona a bebas aún no nacidas: luego muestran preferencias por juguetes  y patrones de juego masculinos (competitivo vs cooperativo), preferencias ocupacionales, y ligeramente más homosexualidad y bisexualidad que el promedio. (Brown, Hines y otros, 2002)

-Varones criados como niñas juegan en forma agresiva, prefieren objetos a personas (Colapinto, 2000)

-Empatizar-sistematizar. Los estudiantes varones de carreras técnicas en promedio tuvieron un impulso más fuerte para sistematizar que para empatizar en comparación con las mujeres que estudian las mismas carreras. Los estudiantes de carreras técnicas en promedio tuvieron un impulso más fuerte para sistematizar más que para empatizar, independientemente de su sexo. Lo contrario es cierto para los estudiantes de humanidades. Estos resultados replican fuertemente hallazgos anteriores. (Baron-Cohen et al., 2018).

-A 25 niños nacidos sin pene -extrofia cloacal- se los castró y educó como niñas pero tuvieron patrones masculinos de conducta: juegos bruscos e intereses masculinos. Más de la mitad dijeron q eran niños cuando tenían 5 años. (Reiner, 2000) (Reiner, 2004)

-En la primera infancia las diferencias entre niños y niñas fueron evidenciadas por estudios hechos en todo el mundo: niveles de agresión y competencia, elección de juguetes. Las niñas juegan más a ser madres y los niños tienden a convertir cualquier cosa en un vehículo o un arma. De acuerdo a un meta-análisis de 1788 papers la elección de juguetes sería una mezcla de predisposiciones innatas y adquiridas, pero esa diferencia estaría disminuyendo en los últimos años. (Todd, B. K. y otros, 2017)

-A mayor testosterona prenatal, menor contacto ocular a los 12 meses, vocabulario reducido a los 12 meses, menos habilidades sociales a los 48 meses, mayor rotación mental en edad escolar. (Baron-Cohen, 2004)

-Diferencias en habilidades visuo-espaciales (rotación mental) consistente en 10 países europeos, Ghana, Turquía y China (Geary & De Soto, 2001)

-Las preferencias contemporáneas de pareja pueden proporcionar pistas importantes sobre la historia reproductiva humana. Se conoce poco lo que se valora en una potencial pareja (el estudio es de 1989) Se hicieron cinco predicciones acerca de las diferencias de sexo en las preferencias humanas de apareamiento en base a las teorías evolutivas de la selección sexual de Darwin, la de la inversión parental de Trivers (1972), que suma evidencia para la primera, la capacidad reproductiva humana y las asimetrías sexuales sobre la certeza de la paternidad frente a la maternidad. Las predicciones se centraron en la capacidad de generar ganancias económicas, la relación entre ambición y laboriosidad, la juventud, el atractivo físico y la castidad. Las predicciones se basaron en datos de 37 muestras extraídas de 33 países ubicados en seis continentes y cinco islas (con 10.047 participantes del estudio). Se encontró que en compañeros potenciales las mujeres valoraban las señales para adquisición de recursos más que  los hombres. Las señales de capacidad reproductiva (juventud y atractivo físico) eran valoradas más por los hombres.  Estas diferencias pueden reflejar diferentes presiones de selección evolutivas en hombres y mujeres y proporcionan una poderosa evidencia intercultural de diferencias sexuales actuales en estrategias reproductivas.(Buss, 1988)

-Diferencias de personalidad (Meta-análisis de Feingold, 1993). Janet Hyde (2014) encontró diferencias de sexo de moderadas a grandes en rotación espacial, amabilidad, búsqueda de sensaciones, intereses en cosas versus intereses en personas, agresión física, masturbación, pornografía y actitudes sobre sexo casual, entre otras.

-Diferencias de sociabilidad. Las mujeres muestran un mayor interés social y mejores herramientas para relacionarse socialmente desde muy pequeñas, pero como la socialización podría reforzar ese rol, no quedaría del todo claro su orígen. En este estudio se observó si esas diferencias surgen en 48 crías de primates macacos que crecieron en un medio ambiente controlado. Comparado con los machos, las hembras de 2 o 3 semanas de vida miran más a la cara (d=65), específicamente a los ojos (d=1.09) y entre la cuarta y quinta semana de vida establecen más contacto con los cuidadores conocidos y no conocidos (d=064). (Simpson et al., 2016)

-Cuanto mayor es la prosperidad y la igualdad de género en un país, más diferencias de personalidad existen entre hombres y mujeres. Estudio realizado en 55 naciones con 17.637 personas. (Schmitt, D. P., 2015).

-Cuanto mayor es la prosperidad y la igualdad de género en un país, menos mujeres estudian carreras STEM, focalizadas en objetos y en sistemas (matemáticas, física, ingeniería, ciencias de la computación), y más mujeres estudian carreras tradicionalmente femeninas como enfermería, pero también más carreras focalizadas en personas y en lo vivo (medicina, psicología, lenguas, veterinaria, biología). Datos relevados en casi medio millón de personas. (Stoet, G., & Geary, D. C., 2018)

-Los estudiantes varones de carreras técnicas (STEM) en promedio tuvieron un impulso más fuerte para sistematizar que para empatizar en comparación con las mujeres que siguen carreras técnicas. Pero si consideramos a hombres y mujeres que siguen carreras técnicas, ambos tuvieron un impulso más fuerte para sistematizar.  Lo contrario es cierto para los estudiantes de Humanidades. Estos resultados replican fuertemente hallazgos anteriores. (Tamaño de la muestra: 419 estudiantes) (Kidron et al, 2018)

-Habilidades en matemáticas y ciencia para hombres y mujeres: no hay diferencias en promedio pero en las colas de distribución hay más hombres (más en el extremo superior e inferior de habilidad). Influyen factores biológicos y ambientales. (Halpern y otros, 2007)

-Resistencia al cambio en comunidades que trataron de anular las diferencias sexuales como los kibutzim (granjas colectivas) de Israel (Aviezer, O. y otros, 1994)

-En el Síndrome de Turner, un desorden genético que afecta a las mujeres a las que les falta todo o parte de un cromosoma X, es común que las niñas tengan problemas en matemáticas y con tareas que requieren habilidades espaciales como lectura de mapas u organización visual. (Murphy & Mazzocco, 2008)

-Durante un par de generaciones cambiaron muy poco las prioridades de vida y los intereses de las mujeres (Feingold 1994)

-Cada hermano varón menor tiene 47% más de posibilidades de ser gay. Meta-análisis con 7140 homosexuales y 12,837 heterosexuales. La madre desarrolla mecanismos para moderar el efecto de la testosterona. (Blanchard, 2017)

Bibliografía

Alexander, G. M., & Hines, M. (2002). Sex differences in response to children's toys in nonhuman primates (Cercopithecus aethiops sabaeus). Evolution and Human Behavior, 23(6), 467-479.

Auyeung, B., Baron-Cohen, S., Ashwin, E., Knickmeyer, R., Taylor, K., Hackett, G., & Hines, M. (2009). Fetal testosterone predicts sexually differentiated childhood behavior in girls and in boys. Psychological science, 20(2), 144-148.

Aviezer, O., Van IJzendoorn, M. H., Sagi, A., & Schuengel, C. (1994). " Children of the dream" revisited: 70 years of collective early child care in Israeli kibbutzim. Psychological Bulletin, 116(1), 99.

Baron-Cohen, S., & Wheelwright, S. (2004). The empathy quotient: an investigation of adults with Asperger syndrome or high functioning autism, and normal sex differences. Journal of autism and developmental disorders, 34(2), 163-175.

Baron-Cohen, S. (2004). The essential difference. Penguin UK.

Baron-Cohen, S. (2004). The cognitive neuroscience of autism.

Baron-Cohen, S., Chapman, E., Auyeung, B., Knickmeyer, R., Taylor, K., & Hackett, G. (2006). Fetal testosterone and empathy: evidence from the empathy quotient (EQ) and the “reading the mind in the eyes” test. Social Neuroscience,, 1(2), 135-148.

Bateman, A. J. (1948). Intra-sexual selection in Drosophila. Heredity, 2(Pt. 3), 349-368.

Berenbaum, S. A., & Hines, M. (1992). Early androgens are related to childhood sex-typed toy preferences. Psychological science, 3(3), 203-206.

Berenbaum, S. A., Martin, C. L., Hanish, L. D., Briggs, P. T., & Fabes, R. A. (2008). Sex differences in children’s play. Sex differences in the brain: From genes to behavior, 275-290.

Blanchard, R. (2017). Fraternal birth order, family size, and male homosexuality: Meta-analysis of studies spanning 25 years. Archives of sexual behavior, 47(1), 1-15.

Brown, W. M., Hines, M., Fane, B. A., & Breedlove, S. M. (2002). Masculinized finger length patterns in human males and females with congenital adrenal hyperplasia. Hormones and behavior, 42(4), 380-386.

Brown, D. E. (2004). Human universals, human nature & human culture. Daedalus, 133(4), 47-54.

Buss, D. M. (1989). Sex differences in human mate preferences: Evolutionary hypotheses tested in 37 cultures. Behavioral and brain sciences, 12(1), 1-14.

Chekroud, A. M., Ward, E. J., Rosenberg, M. D., & Holmes, A. J. (2016). Patterns in the human brain mosaic discriminate males from females. Proceedings of the National Academy of Sciences, 113(14), E1968-E1968.

Ciccia, L. (2015). Genes, sinapsis y hormonas. Iberoamérica Social: Revista-red de estudios sociales-Open Journal System, (V), 83-94.

Colapinto, J. (2000). As nature made him: The boy who was raised as a girl. HarperCollins Publishers.

Collaer, M. L., & Hines, M. (1995). Human behavioral sex differences: a role for gonadal hormones during early development?. Psychological bulletin, 118(1), 55.

De Vries, G. J., Rissman, E. F., Simerly, R. B., Yang, L. Y., Scordalakes, E. M., Auger, C. J., ... & Arnold, A. P. (2002). A model system for study of sex chromosome effects on sexually dimorphic neural and behavioral traits. Journal of Neuroscience, 22(20), 9005-9014.

Del Giudice, M., Lippa, R. A., Puts, D. A., Bailey, D. H., Bailey, J. M., & Schmitt, D. P. (2015). Mosaic Brains? A Methodological Critique of Joel et al.(2015).

Dloniak, S. M., French, J. A., & Holekamp, K. E. (2006). Rank-related maternal effects of androgens on behaviour in wild spotted hyaenas. Nature, 440(7088), 1190.

Ellis, L. (2011). Evolutionary neuroandrogenic theory and universal gender differences in cognition and behavior. Sex Roles, 64(9-10), 707-722.

Feingold, A. (1992). Gender differences in mate selection preferences: a test of the parental investment model. Psychological bulletin, 112(1), 125.

Feingold, A. (1994). Gender differences in personality: A meta-analysis. Psychological bulletin, 116(3), 429.

Geary, D. C., & DeSoto, M. C. (2001). Sex differences in spatial abilities among adults from the United States and China. Evolution and Cognition, 7(2), 172-177.

Goy, R. W., & McEwen, B. S. (1980). Sexual differentiation of the brain.

Hines, M., Golombok, S., Rust, J., Johnston, K. J., Golding, J., & Parents and Children Study Team. (2002). Testosterone during pregnancy and gender role behavior of preschool children: a longitudinal, population study. Child development, 73(6), 1678-1687.

Halpern, Diane F., et al. "The science of sex differences in science and mathematics." Psychological science in the public interest 8.1 (2007): 1-51.

Hines, M., Brook, C., & Conway, G. S. (2004). Androgen and psychosexual development: Core gender identity, sexual orientation, and recalled childhood gender role behavior in women and men with congenital adrenal hyperplasia (CAH). Journal of sex research, 41(1), 75-81.

Hines, M. (2005). Brain gender. Oxford University Press.

Hyde, J. S. (2014). Gender similarities and differences. Annual review of psychology, 65, 373-398.

Jarrett, Christian, "The Psycghology of Sex Differences. 5 Revealing Insights from our Primate Cousins". The British Psychological Society, Research Digest https://digest.bps.org.uk/2017/10/03/the-psychology-of-sex-differences-5-revealing-insights-from-our-primate-cousins/

Joel, D., Berman, Z., Tavor, I., Wexler, N., Gaber, O., Stein, Y., ... & Liem, F. (2015). Sex beyond the genitalia: The human brain mosaic. Proceedings of the National Academy of Sciences, 112(50), 15468-15473.

Lamminmäki, A., Hines, M., Kuiri-Hänninen, T., Kilpeläinen, L., Dunkel, L., & Sankilampi, U. (2012). Testosterone measured in infancy predicts subsequent sex-typed behavior in boys and in girls. Hormones and behavior, 61(4), 611-616.

Kidron, R., Kaganovskiy, L., & Baron-Cohen, S. (2018). Empathizing-systemizing cognitive styles: Effects of sex and academic degree. PloS one, 13(3), e0194515.

Lawrence, E. J., Shaw, P., Baker, D., Baron-Cohen, S., & David, A. S. (2004). Measuring empathy: reliability and validity of the Empathy Quotient. Psychological medicine, 34(5), 911-920.

Lawson, J., Baron-Cohen, S., & Wheelwright, S. (2004). Empathising and systemising in adults with and without Asperger Syndrome. Journal of autism and developmental disorders, 34(3), 301-310.

Lonsdorf, E. V. (2017). Sex differences in nonhuman primate behavioral development. Journal of neuroscience research, 95(1-2), 213-221.

Lutchmaya, S., Baron-Cohen, S., Raggatt, P., Knickmeyer, R., & Manning, J. T. (2004). 2nd to 4th digit ratios, fetal testosterone and estradiol. Early human development, 77(1-2), 23-28.

Meyer-Bahlburg, H. F. (1984). Psychoendocrine research on sexual orientation. Current status and future options. In Progress in brain research (Vol. 61, pp. 375-398). Elsevier.

Murphy, M. M., & Mazzocco, M. M. (2008). Mathematics learning disabilities in girls with fragile X or Turner syndrome during late elementary school. Journal of Learning Disabilities, 41(1), 29-46.

Nordenström, A., Servin, A., Bohlin, G., Larsson, A., & Wedell, A. (2002). Sex-typed toy play behavior correlates with the degree of prenatal androgen exposure assessed by CYP21 genotype in girls with congenital adrenal hyperplasia. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 87(11), 5119-5124.

Nordenström, A., Servin, A., Larsson, A., & Bohlin, G. (2003). Prenatal androgens and gender-typed behavior: a study of girls with mild and severe forms of congenital adrenal hyperplasia. Developmental psychology, 39(3), 440.

Pasterski, V. L., Geffner, M. E., Brain, C., Hindmarsh, P., Brook, C., & Hines, M. (2005). Prenatal hormones and postnatal socialization by parents as determinants of male‐typical toy play in girls with congenital adrenal hyperplasia. Child development, 76(1), 264-278.

Pasterski, V., Wong, W. I., Hindmarsh, P. C., Geffner, M. E., & Hines, M. (2013). Are there parental socialization effects on the sex-typed behavior of individuals with congenital adrenal hyperplasia?. Archives of Sexual Behavior, 42(3), 381-391.

Reiner, W. G. (2000). Cloacal exstrophy. Child and Adolescent Psychiatric Clinics: Sex and Gender.

Reiner, W. G., & Gearhart, J. P. (2004). Discordant sexual identity in some genetic males with cloacal exstrophy assigned to female sex at birth. New England Journal of Medicine, 350(4), 333-341.

Ritchie, S. J., Cox, S. R., Shen, X., Lombardo, M. V., Reus, L. M., Alloza, C., ... & Liewald, D. C. (2017). Sex differences in the adult human brain: Evidence from 5,216 UK Biobank participants. BioRxiv, 123729.

Ross, J., Roeltgen, D., & Zinn, A. (2006). Cognition and the sex chromosomes: studies in Turner syndrome. Hormone Research in Paediatrics, 65(1), 47-56.

Schmitt, D. P. (2015). The evolution of culturally-variable sex differences: Men and women are not always different, but when they are… it appears not to result from patriarchy or sex role socialization. In The evolution of sexuality (pp. 221-256). Springer, Cham.

Simpson, E. A., Nicolini, Y., Shetler, M., Suomi, S. J., Ferrari, P. F., & Paukner, A. (2016). Experience-independent sex differences in newborn macaques: Females are more social than males. Scientific reports, 6, 19669.

Stoet, G., & Geary, D. C. (2018). The Gender-Equality Paradox in Science, Technology, Engineering, and Mathematics Education. Psychological science, 0956797617741719.

Su, R., Rounds, J., & Armstrong, P. I. (2009). Men and things, women and people: a meta-analysis of sex differences in interests. Psychological bulletin, 135(6), 859.

Terio, K. A., Lonsdorf, E. V., Kinsel, M. J., Raphael, J., Lipende, I., Collins, A., ... & Gillespie, T. R. (2016). Oesophagostomiasis in non‐human primates of Gombe National Park, Tanzania. American journal of primatology.

Todd, B. K., Fischer, R. A., Di Costa, S., Roestorf, A., Harbour, K., Hardiman, P., & Barry, J. A. (2017). Sex differences in children's toy preferences: A systematic review, meta‐regression, and meta‐analysis. Infant and Child Development.

Thornton, J., Zehr, J. L., & Loose, M. D. (2009). Effects of prenatal androgens on rhesus monkeys: a model system to explore the organizational hypothesis in primates. Hormones and behavior, 55(5), 633-644.

Trivers, R. (1972). Parental investment and sexual selection (Vol. 136, p. 179). Cambridge, MA: Biological Laboratories, Harvard University.

Yildirim, B. O., & Derksen, J. J. (2012). A review on the relationship between testosterone and the interpersonal/affective facet of psychopathy. Psychiatry research, 197(3), 181-198.